• Mario Alberto Gonzalez Robert

Peña de lobos

Esta historia es de un viaje que hice antes de irme a Europa y quería escribirla porque fue una de esas experiencias que nunca olvidaré.

Todo empezó un día en el que estábamos hablando acerca de ir a algún lugar interesante a acampar y se nos ocurrió la idea de ir a un camping que es famoso por su actividad paranormal, donde la gente dice que ha visto fantasmas, duendes, hadas, ovnis y hasta apariciones demoníacas. El nombre de este lugar es Peña de Lobos, justo a las afueras de la ciudad de México en el camino hacia Toluca.

Eramos seis personas, mi amigo español, dos amigos mexicanos, mi primo, mi hermano y yo, todos muy emocionados y a la expectativa de ver o sentir algo paranormal.

Al salir de casa nuestra primera aventura fue en el coche de mi primo, pues es para 5 personas entonces teníamos uno de más por lo que a los 15 minutos de haber salido, nos detuvo un policía. Se acercó a la ventana y en eso mi amigo español, que iba de copiloto, se emocionó un montón porque iba a ver su primera “mordida” en México. Justo cuando el policía le dijo a mi primo por la ventana que íbamos demasiados en el coche, mi amigo español, con una sonrisa en la boca, le dijo “¿cuánto quiere?”. El policía, un poco sorprendido por lo repentino de la pregunta, vaciló un momento y luego respondió con un “¿pues cuánto traen?”. Mi primo sacó un billete de 50 pesos, siendo el más pequeño que llevaba a la mano y se lo dio. A esto el policía nos deseó un buen viaje y se fue.

Nos tomó más o menos una hora llegar al campamento. Nos dirigimos a la zona de estacionamiento donde nos cobraron por dejar el coche aunque no fue mucho. Justo después de desempacar, un grupo de gente nos pidió ayuda para mover una camioneta que les bloqueaba la salida de su coche. Como entre ellos y nosotros éramos varios hombres, pensamos que podríamos hacerlo entonces empezamos a levantarlo ligeramente y a moverlo hasta que les tuve que decir que se detuvieran porque casi la tiramos por el barranco.

Luego de haber terminado de armar el campamento, caminamos un rato por los alrededores hasta llegar a una piedra enorme a la orilla de un acantilado con una vista muy buena. Uno de mis amigos estaba observando con unos binoculares cuando de repente dijo “oigan esas piedras a lo lejos se ven interesantes” y mi amigo español sugirió “vamos a ellas, llegamos en dos horas”. Sin pensar nada más, simplemente empezamos a caminar por entre el denso bosque, sin haber comido nada antes y sin llevar agua. Casi exactamente dos horas después, llegamos al lugar, muertos de cansancio luego de haber batallado contra arbustos, árboles, pasto alto, piedras… Escalamos las piedras y apreciamos la maravillosa vista. Uno de mis amigos también encontró un globo de helio plateado que había quedado varado en la cima no muy lejos. Probamos el eco del lugar gritando cosas como “Luke soy tu padre. ¡NOOO!” y era el mejor eco que he escuchado en mi vida, duraba como 30 segundos y rebotaba de absolutamente todas partes de una manera muy clara como distintas voces respondiendo.

Cuando decidimos ir de regreso, empezamos nuestro camino en el cual encontramos varias cosas raras como por ejemplo, varios cráneos de vaca atados a árboles muertos con cuerdas viejas. Uno de mis amigos llevaba sus chacos y le gustaba pegarle a todo, incluyendo los cráneos los cuales se rompían con bastante facilidad.

Una vez que volvimos al campamento y empezaba a oscurecer, hicimos una fogata y cocinamos una muy buena cena pues llevábamos un montón de comida. Después de eso, mi amigo español y el de los chacos se fueron a dar un paseo por los alrededores para ver qué cosas raras se encontraban mientras que los demás, agotados, preferimos quedarnos junto al fuego a descansar. Estábamos todos ahí acostados viendo al cielo y escuchando al grupo de campistas que rentaron la cabaña junto a nuestra tienda gritar ”¡Karina!” mientras buscaban a una de sus amigas borrachas que se había perdido en el bosque, cuando de pronto uno de mis amigos dijo “oigan esa estrella se mueve”. Apuntó hacia donde estaba y pudimos comprobar que realmente se movía, aunque muy sutilmente, en un patrón circular. Luego de un rato, el grupo de borrachos no lograban encontrar a su amiga por lo que llegó la policía con sus patrullas con las luces rojas y azules encendidas y ahí fue donde se puso interesante. La estrella que se movía empezó a hacerlo muy rápidamente haciendo figuras a veces circulares, a veces de 8 y otras lineares, a veces tan rápido que la perdíamos por un instante de vista. Pero eso no fue todo, empezó a cambiar de colores, entre rojo y azul intermitentes como las luces de la patrulla. Estábamos todos super emocionados, yo intenté grabarlo con mi cámara fotográfica pero no había suficiente luz por lo que solo se veía negro. Luego de un rato, cuando la policía se fue, la estrella que se movía desapareció completamente.

Algunos minutos después, mi amigo español y el ninja llegaron del bosque. Nos contaron que al final de su paseo se encontraron con la expedición paranormal que se organiza ahí, la cual intentaron evitar toda la noche pues no querían que los asustaran a propósito con trucos falsos y show. Nos dijeron que en una parte llamada el “cementerio de niños” pudieron escuchar una especie de gruñido muy fuerte y profundo, sin embargo, prefirieron no acercarse más a investigar. Luego empezamos a revisar sus fotos porque nos dijeron que en varias de ellas habían capturado esferas de luz blancas. Estábamos pasándolas cuando de pronto, en una de ellas, tomada en el cementerio de niños, salía una anciana en el fondo que se desvanecía en la oscuridad y a quien ninguno de ellos había visto cuando estaban ahí. Para aquel entonces la excursión paranormal ya los había alcanzado, sin embargo, todos eran jóvenes de más o menos nuestra edad quienes acampaban, nadie recordaba haber visto personas mayores, además la señora de la foto parece estar parada detrás de la cerca donde terminaba el cementerio, que era un barranco por lo que no había suelo, solo se alcanzan a ver las puntas de unos pinos que estaban atrás. La cara de mi primo al ver la foto fue la mejor de todas, se asustó muchísimo otro de mis amigos dijo “¡quítenle las llaves del coche que se nos va a ir!”.

Decidimos luego de eso que ya no iríamos a explorar esa noche pues habíamos tenido suficiente.

El día siguiente fuimos a buscar las cascadas para tomar un baño rápido. Fuimos guiados por mi amigo español que tiene un sentido de orientación impresionante aunque también bastante experiencia acampando. Una vez que entramos al agua helada, que hasta dolía, sacamos la barra de jabón y empezamos cada quien a bañarse rápido y a pasarla al siguiente. Solo habíamos pasado yo, mi amigo español y mi hermano cuando a este se le resbaló el jabón y lo perdimos para siempre. Intentamos varias veces encontrarlo, en rápidas y dolorosas inmersiones al agua, sin ningún éxito pues la forma era similar a la de las piedras de río y sin tener sensación en los dedos, no lográbamos distinguir la textura. Uno de mis amigos mexicanos estaba decepcionado pues se quería asear también, aunque al final decidió usar pasta de dientes, lo cual nos hizo reír un montón. Mi amigo ninja estaba en el bosque haciendo del baño y llevaba unas hojas de alguna planta que mi amigo español le había recomendado para limpiarse las cuales lo tenían maravillado.

A nuestro retorno, intentamos encontrar alguna carretera que nos llevara más fácilmente al campamento. Caminamos un poco siguiendo el río hasta que encontramos una llama y un mapache. Estaban en sus pequeños hábitats artificiales encerrados entre rejas junto a una casa muy grande. Empezamos a caminar por la pequeña calle cuando de pronto un perro empezó a correr hacia nosotros ladrando, deteniéndose a pocos metros de mi amigo ninja. Luego un señor se asomó por la ventana para preguntarnos quiénes éramos y salió al jardín. Le explicamos que queríamos caminar por esa calle para saber si se llegaba a una carretera a lo que simplemente nos dijo, en un tono serio “no, no pueden pasar, no hay nada, regrésense por donde vinieron mejor”. Seguido de esto preguntó “¿fuman mota (marihuana)?” a lo que respondimos que “no” y él dijo “ah yo tampoco” luego preguntó “¿no quieren?”. Le dijimos que no y empezamos nuestra retirada. Ya que íbamos del otro lado del río y alejándonos nos dimos cuenta de que nos siguió un rato con su perro desde el otro lado como para asegurarse de que sí nos íbamos. Una vez en el campamento, hablamos acerca de la experiencia y pensamos que tal vez era la casa de un narco.

Esa noche fuimos a explorar el bosque y a ver qué encontrábamos en el cementerio de niños. Me impresionó lo diferente que se ve todo en la noche y lo fácil que es perderse, afortunadamente mi amigo español estaba ahí porque al menos yo no tenía ni idea de donde andaba.

El cementerio de niños se situaba en la cima de una pequeña colina justo a un lado de un barranco que daba a un campo de pinos. El llano tenía dos grandes círculos de tierra dibujados en el suelo donde no crecía el pasto. Estábamos adentro de uno de ellos, caminando hacia el barranco, cuando de pronto empezamos a escuchar como un gruñido o una fuerte respiración muy grave desde esa dirección. Mi amigo ninja se quería acercar más pero todos los demás pensamos que sería mejor no hacerlo así es que nos quedamos ahí un rato y comenzamos a admirar las estrellas para ver si encontrábamos algo raro otra vez. Efectivamente, cerca de los cerros que se veían al horizonte, encontramos una estrella que se movía. Era muy similar a la de la noche anterior, se movía a veces muy rápido y a veces muy lento, también parpadeando. Algunos de nosotros nos pusimos a escanear el resto del cielo para ver si encontrábamos algo más cuando de pronto escuchamos la exclamación de mi hermano y mi amigo español, los dos al mismo tiempo, diciendo “¿vieron eso? Salió una línea roja brillante y delgada saliendo de la estrella por un instante, parecía un láser”. Los demás habíamos estado distraídos pero nos impresionó que los dos hubieran visto exactamente lo mismo y lo hubieran dicho al mismo tiempo. Continuamos observando y hablando acerca de eso cuando de repente vi la estrella fugaz más hermosa que he visto en toda mi vida, se movió rápidamente dejando una corta cola blanca y de pronto hubo como una explosión roja, se movió aún más rápido dejando una cola roja más larga y se desvaneció. Seguimos observando la estrella que se movía hasta que se ocultó detrás de los cerros, todo esto mientras teníamos el gruñido extraño de fondo y luego decidimos que sería mejor regresar al campamento.

Al día siguiente le preguntamos a un miembro del staff del camping acerca del gruñido y nos dijo que nadie sabe que es pero lo llaman “la pantera”. También nos contó acerca de un círculo de piedras que hay cerca de las cabañas, que se supone que es un portal energético en el cual cosas muy raras han pasado, desde sentir cosquilleos raros al tocarlas hasta una experiencia extrema de una chica que dijo haber tocado la piedra con los ojos cerrados y al abrirlos se halló en un lugar completamente blanco con una muralla enorme que se extendía al infinito, luego parpadeó una vez más y se encontraba de vuelta en el camping. Esa historia suena bastante falsa pero nos dio curiosidad de ver si al menos se sentía el cosquilleo al tocarlas. Empezamos a hablar acerca de las energías y mi amigo ninja nos dijo que su sensei (porque realmente estudia ninjutsu) le dijo que no debía ponerse a meditar en un lugar como ese pues si las energías son fuertes y hay portales, algo malo puede entrar en tu cuerpo. Por lo tanto, llegamos al círculo, se sentó en la piedra central y se puso a meditar. Nadie sintió nada al tocar las piedras pero nos quedamos un rato viéndolo. Luego de pocos minutos, abrió los ojos, dijo que sentía como una presión y una sensación rara en el pecho y mejor dejó de meditar.

Habiendo tenido varias experiencias inolvidables y un tiempo genial, nos fuimos del campamento con mucha satisfacción y nos dijimos que había que volver algún día, con más valor para explorar aún más a profundidad.

Si alguno de mis lectores tiene alguna experiencia curiosa o paranormal, me encantaría que la compartiera en los comentarios de mi blog, me gustan mucho ese tipo de historias, crea en ellas o no.

Foto del presunto fantasma con acercamiento

0 views

Or call 07504215788

  • Patreon

©2018 by Magoro Graphics.