• Mario Alberto Gonzalez Robert

Letonia

Fui a Letonia como parte de un viaje que hice con un amigo español, que conocí cuando estaba de voluntario en Polonia, a través de los países bálticos para llegar a los nórdicos. Fuimos a Riga, la capital, donde nos hospedó una chica muy agradable que nos enseñó toda la ciudad y aguantó sin ningún problema nuestras larguísimas caminatas de todo el día que hacíamos para aprovechar al máximo nuestro tiempo pues nuestra estancia en cada ciudad era bastante reducida. Una tarde fuimos al centro a dar la vuelta y encontramos una feria en la que había un montón de gente comiendo comida típica, bebiendo y bailando con la música en vivo, cuando de repente, una banda de música folclórica empezó a tocar canciones que según nuestra anfitriona todos los letones conocen y saben bailar por lo que nosotros también teníamos que probar. El espacio frente al escenario se llenó de gente y al sonido de los violines, flautas, tambores y demás, todos empezamos a bailar saltando y dando vueltas en círculos que formamos por grupos, estuvo muy divertido aunque corto.

Otro día lo dedicamos para ir a un pueblo llamado Sigulda donde hay dos castillos, uno en frente del otro separados por un río. Uno es el castillo de Sigulda mientras que el otro es el de Turaida. Algunas partes de los castillos están en ruinas y otros de pie y son visitables, todo rodeado de un maravilloso bosque. Entramos a las partes visitables y en un momento llegamos a una sala donde habían armas y armaduras que al parecer se podían agarrar, la verdad no estaba seguro pero de todas formas nos probamos algunos yelmos y balanceamos las espadas y lanzas que encontramos tomándonos unas cuantas fotos.

Cerca del castillo se encuentra la cueva de Gutmain la cual es muy alta pero poco profunda y donde hay grabadas en la piedra escrituras de gente que había estado ahí durante varias eras de la historia, muy interesante. Luego fuimos a caminar por los jardines de Turaida, donde encontramos una lápida dedicada a la rosa de Turaida, había un letrero con su explicación a un lado y la historia me gustó por lo que la voy a escribir a continuación.


La Rosa de Turaida

A principios del siglo XVII el gobernador del castillo de Turaida venció en una batalla al pie de sus dominios y al salir a buscar sobrevivientes, encontró a una bebé llorando en los brazos de su madre difunta por lo que decidió llevársela y cuidarla. Al crecer se convirtió en una mujer muy hermosa, de nombre Maija, quien estaba enamorada y comprometida de un humilde trabajador del castillo, pero había un noble polaco que la quería para sí, por lo que un día le envió una carta falsa firmada con el nombre del amado para que se encontraran en la cueva de Gutman. Ella acudió al lugar donde se dio cuenta de que era una trampa del polaco para deshonrarla. Antes de cualquier cosa ella le dijo que le daría como regalo su bufanda mágica que tenía el poder de hacer invulnerable a quien la portara y para probarlo, se la pondría alrededor del cuello mientras él blandía su espada contra ella y se daría cuenta de que la espada no cortaría. El polaco, convencido, hizo un corte directamente a la bufanda, matando a Maija instantáneamente, luego huyendo del lugar. Más tarde, el prometido fue a buscarla por todas partes hasta llegar a la cueva donde encontró su cuerpo inerte.

Gracias a algunos testigos, el polaco fue atrapado y enjuiciado. El cuerpo de Maija fue sepultado en los jardines de Turaida y de ahí en adelante se le conoció como la Rosa de Turaida por su inigualable belleza.


Castillo de Turaida

Or call 07504215788

  • Patreon

©2018 by Magoro Graphics.