• Mario Alberto Gonzalez Robert

Interrail con mi hermano - Parte 6 (Última)

De Italia llegamos a Vienna, capital de Austria, una ciudad también muy bonita donde la mayoría de los edificios del centro parecen palacios. Ahi también notamos algo similar a Roma, que estaba lleno de letreros de McDonalds indicándote su dirección cada 100 metros. Hicimos nuestras caminatas habituales de 12 horas diarias e intentamos ver todo lo que pudimos, parques, museos, jardines, palacios, etc.


La siguiente parada fue Praga donde nos quedamos en un hostal genial que además fue probablemente el más barato de todo el viaje.


Ahí tuvimos la necesidad de lavar nuestra ropa pues apestaba toda. Fuimos al cuarto de lavado del hostal, puse mi ropa en la lavadora, seguí las instrucciones y nada funcionó. La abrí para sacar mis cosas y me di cuenta de que tenía agua estancada que apestaba asqueroso y toda mi ropa había sido sumergida en ella.


Los del hostal se disculparon y nos dijeron donde podíamos encontrar otra lavandería. Tuve que ir con unos shorts debajo del pantalón porque lo tenía que lavar pero hacía demasiado frío afuera. Llegando a la lavandería me empecé a desvestir y a meter mi ropa a la lavadora. Nos quedamos ahí en lo que acababa.


Visitamos los sitios turísticos importantes y tomamos el free walking tour el cual estuvo buenísimo y nos explicaron muchos hechos históricos interesantes de la ciudad como que la banda Rolling Stones pagó la iluminación del castillo de Praga porque se les hizo una pena que un edificio tan bonito no luciera durante la noche.


Al salir de Praga , volvimos a entrar en Alemania donde nos dirigimos a Colonia. La ciudad estaba bastante apagada y muchos de los monumentos estaban tapados por remodelación. También es un poco más moderna e industrial por lo que no nos llamó tanto la atención y nos quedamos ahí muy poco tiempo.


Luego decidimos ir a Luxemburgo donde tiempo atrás, había conocido a una amiga polaca que vivía ahí en couchsurfing y me dijo que si queríamos podíamos visitarla. Nos quedamos en su piso y fuimos a caminar por el centro de Luxemburgo el cual es muy bonito, con sus muchos desniveles y edificios de piedra bastante grandes y decorados. Hablamos con ella sobre la vida ahí y ella nos dijo que lo odiaba porque está lleno de gente de corporativos y todo es muy formal y aburrido, girando alrededor del trabajo, pero tenía que cumplir con el tiempo mínimo de su contrato de trabajo para poder mudarse a algún otro lado.


Después de Luxemburgo, el tiempo del viaje llegaba a su fin y nos dirigimos de vuelta a Bruselas donde mi hermano tomó su vuelo de vuelta a México y no nos vimos nuevamente hasta finales de ese año.


Plaza en Praga

2 views

Or call 07504215788

  • Patreon

©2018 by Magoro Graphics.